Tratamiento del cáncer de seno en etapa 0 (no invasivo)

NO INVASIVA

Los dos tipos de cánceres de seno no invasivo (carcinoma lobulillar in situ [LCIS] y carcinoma ductal in situ [DCIS] son tratados de manera muy diferente.

LCIS:

Debido a que no se considera un cáncer verdadero, no se recomienda un tratamiento inmediato ni activo para la mayoría de las mujeres que padecen LCIS. Sin embargo, debido a que el LCIS aumenta el riesgo de padecer posteriormente cáncer invasivo, es muy importante realizar un seguimiento muy cuidadoso. Esto generalmente incluye un mamograma anual y un examen clínico de los senos. El seguimiento cuidadoso de ambos senos es importante, ya que las mujeres con LCIS en un seno tienen el mismo riesgo aumentado de padecer cáncer en cualquier seno. Aunque no existe suficiente evidencia para recomendar el uso rutinario de las imágenes por resonancia magnética (MRI), además de los mamogramas, para las mujeres con LCIS, resulta razonable que estas mujeres dialoguen con sus médicos sobre los beneficios y las limitaciones de realizarse pruebas de detección anuales con un MRI.

Es posible que las mujeres con LCIS también deseen considerar el tamoxifeno o el raloxifeno para reducir el riesgo de cáncer de seno o participar en un estudio clínico para la prevención del cáncer de seno. Para más información sobre los medicamentos para reducir el cáncer de seno, consulte el documento Medicamentos para reducir el riesgo de cáncer de seno. También es posible que ellas deseen discutir con sus doctores otras posibles estrategias de prevención (como por ejemplo, alcanzar un peso óptimo o comenzar un programa de ejercicios).

Algunas mujeres con LCIS optan por una mastectomía simple bilateral (la extirpación de ambos senos, pero no los ganglios linfáticos axilares) para reducir el riesgo de cáncer de seno, especialmente si tienen otros factores de riesgo, tales como antecedentes familiares significativos. Dependiendo de las preferencias de la paciente, puede considerar la reconstrucción inmediata o demorada del seno.

DCIS:

En la mayoría de los casos, una mujer con DCIS puede seleccionar entre una terapia de conservación del seno (tumorectomía, usualmente seguida de radioterapia) y una mastectomía simple. Por lo general, la extirpación de ganglios linfáticos (con más frecuencia una biopsia de ganglio linfático centinela) no es necesaria, aunque puede que se haga si el médico cree que el DCIS puede contener un área de cáncer invasivo. El riesgo de que un área de DCIS contenga cáncer invasivo aumenta con el tamaño del tumor y el grado nuclear. Si se realiza una mastectomía, muchos médicos llevarán a cabo una biopsia de ganglio linfático centinela.

La radioterapia que se administra después de la tumorectomía reduce la probabilidad de que el cáncer regrese en el mismo seno (como más DCIS o como un cáncer invasivo). La tumorectomía sin radiación no es un tratamiento convencional, aunque puede ser una opción para ciertas mujeres que presentan áreas pequeñas con DCIS de bajo grado que fueron removidas con márgenes quirúrgicos sin cáncer lo suficientemente grandes. Sin embargo, la mayoría de las mujeres que se sometieron a una tumorectomía debido a DCIS necesitará radioterapia.

Es posible que se requiera una mastectomía cuando el área con DCIS es muy grande, si el seno tiene varias áreas con DCIS o si la tumorectomía no puede extirpar completamente el DCIS (es decir, la muestra de la tumorectomía y la de re-escisión tienen células cancerosas en o cerca de los márgenes quirúrgicos). Las mujeres que se van a someter a una mastectomía debido a un DCIS pueden hacerse una reconstrucción inmediatamente o en otra fecha.

Si el DCIS es receptor de estrógeno positivo, el tratamiento con tamoxifeno por 5 años después de la cirugía puede reducir el riesgo de otro DCIS o de cáncer invasivo que se origina en cualquiera de los senos. Es recomendable que las mujeres hablen con sus médicos sobre las ventajas y las desventajas de esta opción.