Tratamiento del cáncer de seno durante el embarazo

 Tratamiento del cáncer de seno durante el embarazo

El cáncer de seno se diagnostica en aproximadamente una en 3,000 mujeres embarazadas. En general, las recomendaciones para el tratamiento dependen de cuánto tiempo la mujer ha estado embarazada.

Se sabe que la radiación durante el embarazo aumenta el riesgo de defectos congénitos y, por lo tanto, no se recomienda para las mujeres embarazadas con cáncer de seno. Por esta razón, la terapia de conservación del seno (tumorectomía y radioterapia) es solo una opción si la radiación se puede demorar hasta que sea seguro para el nacimiento del bebé. Sin embargo, está claro que los procedimientos de biopsia del seno y hasta la mastectomía y la extirpación de ganglios linfáticos son seguros para la madre y el feto.

Por mucho tiempo se asumía que la quimioterapia era peligrosa para el feto. Sin embargo, varios estudios han encontrado que el uso de ciertos medicamentos de quimioterapia durante el segundo y el tercer trimestre (del cuarto al noveno mes) no aumenta el riesgo de defectos congénitos. Debido a la preocupación sobre el daño potencial al feto, no se ha estudiado la seguridad de la quimioterapia durante el primer trimestre del embarazo (los primeros tres meses).

De igual manera, la terapia hormonal puede afectar el feto y no debe comenzarse sino hasta después que la paciente haya dado a luz.

Muchos de los medicamentos que se usan como parte de la quimioterapia y la terapia hormonal pueden llegar hasta la leche materna y pasar al bebé. Por esta razón, amamantar al bebé usualmente no se recomienda mientras recibe el tratamiento con quimioterapia o con terapia hormonal.