Denosumab

 Denosumab

Un medicamento más nuevo, llamado denosumab (Xgeva™, Prolia™), también está actualmente disponible para ayudar a reducir el riesgo de problemas causados por la propagación del cáncer de seno a los huesos. Este medicamento funciona de manera diferente a los bifosfonatos.

Cuando se administra a pacientes con cáncer de seno que se ha propagado a los huesos, este medicamento ayuda a prevenir problemas, como fracturas, mejor que el ácido zoledrónico (Zometa). Además, puede ayudar a los huesos incluso después que los bifosfonatos dejan de surtir efecto. Actualmente, los estudios van dirigidos a determinar si administrar denosumab a las pacientes con cáncer de seno en etapas tempranas puede ayudar a prevenir que la enfermedad se propague.

En pacientes con cáncer propagado a los huesos, este medicamento se administra como inyección debajo de la piel cada 4 semanas. Los efectos secundarios incluyen bajos niveles de calcio y fosfato en la sangre, así como el daño con el hueso de la mandíbula, conocido como osteonecrosis de la mandíbula. Este medicamento no parece afectar a los riñones. Por lo tanto, el medicamento es seguro en pacientes con problemas renales.

El denosumab también se puede usar para fortalecer los huesos de las pacientes con cáncer de seno que tienen huesos debilitados y que están recibiendo tratamiento con inhibidores de la aromatasa. Cuando se usa para este propósito, se administra con menos frecuencia (usualmente cada 6 meses).