Cáncer Uterino

Cáncer UterinoCáncer Uterino. ¿Qué es el útero?

El útero, también llamado matriz, es un órgano hueco, en forma de pera, localizado en la parte baja del abdomen de la mujer, entre la vejiga y el recto.

¿Cuáles son las partes del útero?

  • El cerviz – la porción de abajo, estrecha del útero.
  • El cuerpo – la parte de arriba, más ancha del útero.
  • El miometrio – la capa externa del cuerpo; el músculo que se expande durante el embarazo para sostener el feto en crecimiento.
  • El endometrio – el revestimiento interno del útero.

¿Qué es el cáncer uterino?

Los cánceres que ocurren en cada parte del útero tienen sus propios nombres, como cáncer cervical o cáncer endometrial, pero algunas veces son definidos en conjunto como cáncer uterino porque la estructura es parte del útero. El cáncer del útero se propaga a través de la corriente sanguínea o del sistema linfático, y es el cáncer más común del aparato reproductor femenino.

 Causas:

Aunque se desconoce exactamente el mecanismo por el cual crecen las células del endometrio y se vuelven malignas, existen algunos factores relacionados con la aparición de este cáncer como son: historia familiar, menopausia después de los 52 años, no haber tenido hijos, anticonceptivos orales, sobrepeso, diabetes e hipertensión arterial. La terapia de sustitución hormonal en la menopausia no provoca cáncer de endometrio si se realiza correctamente.

 ¿Cuáles son los síntomas del cáncer uterino?

Los siguientes son los síntomas más comunes del cáncer uterino. Sin embargo, cada individuo puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Los síntomas pueden incluir los siguientes:

Flujo o sangrado inusual de la vagina.

  • Dificultad o dolor al orinar.
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Dolor en el área pélvica.
El cáncer del útero frecuentemente no ocurre antes de la menopausia. Usualmente ocurre alrededor del tiempo en que la menopausia comienza. La recurrencia ocasional del sangrado, no debe ser considerada como simplemente parte de la menopausia. Debe ser siempre revisada por un médico.
Los síntomas del cáncer uterino pueden parecerse a los de otras condiciones o problemas médicos.

¿Cómo se diagnostica el cáncer uterino?

Cuando los síntomas sugieren cáncer uterino, los siguientes pueden usarse para hacer una diagnosis definitiva:

  • Una historia médica detallada – familiar y personal.
  • Un examen físico detallado.
  • Examen pélvico del útero, la vagina, los ovarios, la vejiga y el recto (una prueba de Papanicolaou puede incluirse).

La biopsia – extirpar una muestra de tejido a través de una aguja hueca o un bisturí.

Dilatación y curetaje (en inglés se le conoce como D & C) – una operación menor en la cual el cerviz se dilata (expande) de forma tal que el canal y el revestimiento uterinos puedan ser raspados con un cureta (un instrumento en forma de cuchara).
Cuando se encuentran células de cáncer, otros exámenes se usan para determinar si la enfermedad se ha propagado desde el útero a otras partes del cuerpo. Estos procedimientos pueden incluir:
  • Exámenes de sangre.
  • Rayos X del pecho.
  • Tomografía computarizada (en inglés se le conoce como CT o CAT) de varias secciones del abdomen.
  • Un ultrasonido para mirar los órganos internos del cuerpo.
  • Un examen especial de la vejiga, el colon y el recto.

Anatomía Patológica:

El cáncer uterino es un tipo frecuente de cáncer en mujeres, y consiste en una enfermedad en la cual se encuentran células cancerosas (malignas) en los tejidos del cuello uterino.
El útero es el órgano hueco, en forma de pera invertida, donde se desarrolla el feto. El cuello o cérvix uterino es una abertura que conecta el útero con la vagina (canal de nacimiento).El cáncer uterino empieza creciendo lentamente. Antes de que aparezcan células cancerosas en el cuello uterino, los tejidos normales del cuello uterino pasan por un proceso conocido como displasia, durante el cual empiezan a aparecer células anormales. Una citología con tinción de Papanicolaou generalmente encontrará estas células pre-malignas. Posteriormente, las células cancerosas comienzan a crecer y se diseminan con mayor profundidad en el cuello uterino y en las áreas circundantes.

Ya que en general no hay síntomas asociados con cáncer cervicouterino, suelen ser necesarias una serie de pruebas para diagnosticarlo:

  • Citología con tinción de Papanicolaou: Se lleva a cabo usando un pedazo de algodón, un cepillo o una espátula de madera pequeña para raspar suavemente el exterior del cuello uterino con el fin de recoger células. La paciente puede sentir algo de presión, que se acompañará en algunos casos de dolor.
  • Biopsia. Si se encuentran células anormales, el médico tendrá que extraer una muestra de tejido del cuello       uterino y lo observará a través del microscopio para determinar la presencia de células cancerosas. Para efectuar una biopsia sólo se necesita una pequeña cantidad de tejido y puede hacerse en la consulta del médico. A veces se necesita extraer una muestra de biopsia en forma de cono, más grande (conización), para lo cual quizás sea necesario ir al hospital.

ESTADIOS O ETAPAS DEL CÁNCER UTERINO:

Las siguientes etapas se usan en la clasificación del cáncer cervicouterino:

Estadio o carcinoma in situ.

El carcinoma in situ es un cáncer muy temprano. Las células anormales se encuentran sólo en la primera capa de células que recubren el cuello uterino, y no invaden los tejidos más profundos del cuello uterino.

Estadio I.

El cáncer afecta el cuello uterino, pero no se ha diseminado a los alrededores.

I-a: una cantidad muy pequeña de cáncer, sólo visible por microscopio, se encuentra ya en el tejido más profundo del cuello uterino.
I-b: una cantidad mayor de cáncer se encuentra en dicho tejido.

Estadio II.

El cáncer se ha diseminado a áreas cercanas, pero aún se encuentra en el área pélvica.

II-A:

El cáncer se ha diseminado fuera del cuello uterino a los dos tercios superiores de la vagina.

II-B:

El cáncer se ha diseminado al tejido alrededor del cuello uterino.

Estadio III.

El cáncer se ha diseminado a toda el área pélvica. Puede haberse diseminado a la parte inferior de la vagina, o infiltrar los uréteres (los tubos que conectan los riñones a la vejiga).

Estadio IV.

El cáncer se ha diseminado a otras partes del cuerpo.

IV-A:

Diseminación a la vejiga o al recto (órganos cerca del cuello uterino)

IV-B:

Diseminación a órganos distales como los pulmones.

Recurrente.

Enfermedad recurrente (recidiva) significa que el cáncer ha vuelto después de haber sido tratado. Puede ocurrir en el propio cérvix o aparecer en otra localización.

 Tratamiento:

El tratamiento del cáncer del cuello uterino depende de la etapa del cáncer, del tamaño y forma del tumor, la edad, la salud general de la mujer y el deseo de tener hijos en el futuro.

En las etapas más tempranas, la enfermedad se puede curar con la extirpación o destrucción de los tejidos precancerosos o cancerosos. Existen varias maneras quirúrgicas de hacer esto sin extirpar el útero ni dañar el cuello uterino, de tal manera que la mujer pueda aún tener hijos en el futuro.

Los tipos de cirugía para el cáncer de cuello uterino precoz comprenden:

LEEP (procedimiento de escisión electroquirúrgica con asa) que utiliza electricidad para extirpar el tejido anormal.
Crioterapia que congela las células anormales.

Terapia con láser que utiliza luz para cauterizar el tejido anormal.

La histerectomía (extirpación del útero pero no de los ovarios) a menudo no se lleva a cabo para el cáncer de cuello uterino que se ha diseminado. Se puede practicar en mujeres que hayan tenido procedimientos LEEP repetitivos. Sin embargo, en los casos de enfermedad avanzada, puede realizarse una histerectomía radical, con la cual se extirpa el útero y mucho de los tejidos circundantes, incluyendo los ganglios linfáticos y la parte superior de la vagina. En la cirugía más extrema, denominada una evisceración pélvica, se extirpan todos los órganos de la pelvis, incluidos la vejiga y el recto.
Es posible utilizar la radioterapia para tratar los casos en que el cáncer se ha diseminado más allá de la pelvis o el cáncer que ha vuelto a aparecer. La radioterapia es ya sea interna o externa. En la primera, se utiliza un dispositivo lleno de material radiactivo, que se coloca dentro de la vagina de la mujer al lado del cáncer cervical y se retira cuando ella se va para su casa. En la segunda, una máquina grande, similar a una máquina de rayos X, emite radiación al cuerpo donde el cáncer está localizado.
La Quimioterapia utiliza medicamentos para destruir el cáncer y algunos de los que se usan para tratar el cáncer de cuello uterino son: 5-FU, Cisplatino, Carboplatino, Ifosfamida, Paclitaxel y Ciclofosfamida. En algunas ocasiones, se utiliza radiación y quimioterapia antes o después de la cirugía.