Altas dosis de quimioterapia con trasplante de células madre para el cáncer de seno

Altas dosis de quimioterapia con trasplante de células madre para el cáncer de seno

Para destruir las células cancerosas, es posible usar dosis muy altas de quimioterapia o radiación, pero estos tratamientos también destruyen las células madre productoras de sangre de la médula ósea. El daño a estas células reduce la cuenta de células sanguíneas de una persona. Muy pocos glóbulos blancos pueden causar infecciones graves que pudieran ser fatales. Además, muy pocas plaquetas hacen que la persona sangre fácilmente, lo que también puede ser fatal.

Una forma de solventar esto es extrayendo algunas de las células madre de la paciente ya sea de la sangre periférica (que está circulando) o de la médula ósea, administrar el tratamiento con altas dosis, y luego regresar las células madre al cuerpo a través de una transfusión sanguínea. Las células madre pueden entonces encontrar su manera de regresar a la médula ósea donde ellas vuelven a establecerse rápidamente y restauran la capacidad del cuerpo de hacer nuevas células sanguíneas.

Anteriormente se pensaba que ésta sería una buena forma de tratar a las mujeres con cáncer avanzado del seno. Sin embargo, varios estudios han encontrado que las mujeres que recibieron quimioterapia de alta dosis no sobrevivieron más tiempo que las que recibieron quimioterapia convencional sin trasplante de células madre. Además, la quimioterapia de alta dosis con trasplante de células madre también causa efectos secundarios más graves que la quimioterapia de dosis convencional.

Actualmente, la mayoría de los expertos recomienda que las mujeres con cáncer de seno no reciban quimioterapia de alta dosis, a menos que el tratamiento forme parte de un estudio clínico.